El blog de Erro Home

Echa un vistazo a las últimas noticias del mercado inmobiliario

Moratoria Hipotecaria

banner

#YOMEQUEDOENCASA. Pero Seguimos Contigo

 

¿Sabes si puedes acogerte a la moratoria en el pago de la hipoteca de vivienda habitual?

 

El pasado martes el Consejo de Ministros tomó una medida muy importante. Aprobó el Real Decreto – Ley 8/2020, de medidas urgentes y extraordinarias para hacer frente al impago económico y social del COVID-19.

En el ámbito de la vivienda, una de estas medidas tiene como objetivo proteger a aquéllas personas que vean reducidos sus ingresos como consecuencia de la crisis sanitaria del COVID-19. La medida consiste en que “puedan acceder a una moratoria en el pago de sus hipotecas y evitar la pérdida de sus viviendas”.

 

¿En que consiste?

Esta moratoria en el pago de la hipoteca, que aparece regulada en los artículos 7 al 16 del RDL 8/2020, significa que se suspende tu deuda hipotecaria por el plazo legamente establecido. Tu banco no podrá exigirte el pago de cuotas hipotecarias, ni amortización de capital o pago de intereses que se derivasen de tu hipoteca. No podrá exigirte el pago íntegro de ninguna cuota hipotecaria, ni siquiera de porcentaje alguno de la misma. Además, tampoco se devengarán intereses. Esta suspensión de tu deuda hipotecaria implica que tu entidad bancaria tampoco podrá aplicar la cláusula de vencimiento anticipado que constase en tu préstamo hipotecario.

 

¿Qué tipo de viviendas están beneficiadas?

Sólo a la vivienda habitual. Esto significa que no se aplica a segundas residencias o inversiones inmobiliarias. Además, las medidas adoptadas en torno a la moratoria en el pago de la hipoteca se aplicarán igualmente a los fiadores y avalistas del deudor principal ¡Ojo! Nuevamente, sólo con respecto a su vivienda habitual y con las mismas condiciones que las establecidas para el deudor principal. Si, por ejemplo, tus padres avalaron tu vivienda habitual con su vivienda habitual para que el banco te concediera la hipoteca, están protegidos.

 

¿Qué personas están beneficiadas?

Deudores hipotecarios que se encuentren en una situación de vulnerabilidad económica. Y aquí el RDL 8/2020 lo deja muy claro. Sólo podrás beneficiarte de la moratoria en el pago de la hipoteca si concurre alguna de las siguientes condiciones:

1. Que te hayas quedado en el paro. Si eres empresario o profesional, sólo si has sufrido una pérdida sustancial de tus ingresos o una caída sustancial de tus ventas.

2. Que el total de los ingresos de tu unidad familiar no supere tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (IPREM) ¡Ojo! Esto debe haber ocurrido desde el mes anterior a la solicitud de la moratoria. Este límite se incrementará de 0,1 veces el IPREM al 5 veces el IPREM según distintas situaciones.

3. Que la cuota de tu hipoteca, más el pago de los gastos y de tus suministros básicos, resulte superior o igual al 35% de los ingresos netos que percibe la unidad familiar.

4. Que, a consecuencia de la emergencia sanitaria, el esfuerzo que representa la carga hipotecaria sobre la renta familiar se haya multiplicado por al menos 1,3. También en los casos en los que la caída de tus ventas sea al menos del 40%.

 

¿Qué hay que hacer para solicitar la moratoria en el pago de tu hipoteca?

Si eres una de las personas en situación de vulnerabilidad económica, es muy sencillo solicitar la moratoria en el pago de la hipoteca.

1. Tendrás que solicitar a la entidad bancaria que te concedió la hipoteca de tu vivienda habitual la moratoria de su pago.

2. Tendrás que aportar una documentación que ha sido establecida legalmente.

3. Tu entidad bancaria deberá implementar la moratoria en el pago de tu hipoteca en el plazo máximo de 15 días.

 

 

Ponte en contacto con ERRO HOME a través del correo info@errohome.com, para que nuestra empresa colaboradora y asesora financiera, te ayude en todo el proceso, realizando todas las gestiones por ti, además de estudiar tu caso particular y ofrecerte otras opciones en el caso de no cumplir con los requisitos COVID19 o no tratarse de una vivienda habitual.

 

Ahora más que nunca, ESTAMOS CONTIGO.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *